Las averías más frecuentes en moto: un problema a evitar

26 de Octubre 2021
Actualidad
averías en moto
MAPFRE Cuidamos tuMOTO te explica cuáles son las averías más habituales y cómo intentar evitarlas.

El estado de tu moto es uno de los factores que influyen en tu propia seguridad. El desgaste por uso y el paso del tiempo comprometen su funcionamiento, por lo que un correcto mantenimiento debe ser primordial para disfrutar del mejor comportamiento. La prevención es el mejor remedio a males mayores, pero existen averías comunes que pueden surgir sin esperarlas, aun cumpliendo con un riguroso cuidado y haciendo un buen uso de la moto. Hay fallos que se pueden evitar con un buen mantenimiento, pero otros son imprevisibles y en cualquier momento pueden dar la cara. Te contamos cuáles son las averías más frecuentes:

  • La batería. En el motoConsultorio de MAPFRE Cuidamos tuMOTO, el 11 % de las consultas que han llegado durante 2021 son con relación a la batería, seguramente la avería más imprevisible de una moto. Una batería tiene una vida media útil de uso de 5 años que te puede dar una idea de su longevidad, pero la temperatura de tu zona, el tipo de recorridos que hagas o la frecuencia de uso son aspectos que inciden directamente en su durabilidad. De un día para otro, sin avisarte, la batería te puede dejar tirado. Si empiezas a notar que el motor gira con menos ímpetu en el proceso de arranque, empieza a pensar en sustituirla. Si mantienes parada tu moto durante periodos muy largos (invierno), desconéctala, si no deseas hacerlo existen cargadores que mantienen constante la carga de la batería, evitando su deterioro.

 

  • La cadena. La rotura de la cadena es una de las averías más peligrosas que puedes sufrir. Si tienes mucha suerte, tan solo sentirás que el motor se sobre revoluciona repentinamente y la moto deja de acelerar. Mientras te suceda a baja velocidad o en línea recta, probablemente no pase de un susto. Aunque si experimentas esa sensación en curva, te podría llevar a una situación de inestabilidad. Pero todo se puede complicar peligrosamente. Una cadena rota puede atascarse en la corona de la rueda y bloquearla, lo que provocará que la moto derrape; o engancharse en el piñón, provocando una costosa rotura del motor. Mantener la cadena bien limpia, engrasada y tensada es parte del mantenimiento más básico de la moto (hazlo entre 500 y 1.000 km). Cuando el desgaste de la cadena empiece a llegar a su límite (la cadena se estira y los tensores no admiten más ajustes), cámbiala. Y hazlo junto al piñón y la corona, para que todo ruede a la perfección.

  • Sistema de frenos. Es fundamental que funcione correctamente para garantizarnos el poder disminuir la velocidad y detener la motocicleta cuando sea necesario. Debemos vigilar el desgaste de las pastillas y cambiar el líquido de frenos de su sistema hidráulico cuando nos indique el fabricante, ya que está expuesto a elevadas temperaturas de trabajo y pierde sus propiedades. Como norma general debe cambiarse cada 2 ó 4 años en función del tipo que sea.

 

  • Suspensiones. Garantizan el correcto contacto de los neumáticos con la carretera. Debes vigilar que no presenten golpes ni pérdidas de aceite, cambiando periódicamente el aceite de la suspensión delantera y sustituyendo sus retenes si se detecta alguna fuga.

 

  • El embrague. Es una de las piezas del motor expuestas a mayores esfuerzos mecánicos, porque tiene la misión de trasladar internamente la fuerza del motor al cambio, y de ahí a las ruedas a través de la cadena. Los embragues están diseñados para soportar ese trabajo, pero o bajo una conducción extrema o de mal uso como mantener prolongadamente apretada la maneta del embrague con una velocidad insertada en un semáforo estando parado, acelera su desgaste. A sí que, los cambios de marchas, cuanto más suaves, mejor.  Y en los semáforos, espera en punto muerto.

 

  • Los cables de acelerador/embrague. Las motos más modernas o de gama alta ya no sufren roturas de cables de acelerador y embrague porque ya no los utilizan. En los últimos tiempos, los aceleradores se han convertido en mandos electrónicos que informan por señales eléctricas a la centralita de tus intenciones (acelerar más o menos); lo mismo sucede con los embragues que empiezan a ser sustituidos por sistemas de accionamiento hidráulico. Pero si tu moto “es de cable”, ajusta el tensado del embrague periódicamente y lubrica los puntos móviles (los extremos del cable). Y sustituye un cable deshilachado o una funda del cable rozada, el conducto por donde se desliza el cable. 

  • La centralita. La electrónica ha mejorado exponencialmente el rendimiento de las motos, aunque en sus primeros años, fue una fuente de averías fortuitas. La centralita es el cerebro electrónico del motor, desde donde se gestiona básicamente su funcionamiento (inyección y encendido). En las motos más avanzadas, la centralita también tiene en cuenta la información del control de tracción, ABS, etc. Es una avería cara por la que poco podrás hacer por evitarla.

 

  • La bomba de gasolina. El cambio del carburador por la inyección en los motores modernos trajo consigo bombas eléctricas para el suministro del combustible, un elemento a priori técnicamente sencillo, pero que se ha convertido en una avería frecuente en muchos tipos de motos. No agotar habitualmente la reserva de gasolina puede ayudar a prevenir su avería. Síntomas como pequeños tirones o un mal arranque del motor te pueden advertir sobre su mal funcionamiento. Aprovecha para sustituirla antes de quedarte tirado.

  • Luces. Es inevitable que una bombilla se funda y saber cuándo lo hará. Tradicionalmente, las bombillas han sido y son parte del repuesto que llevan las motos y los coches a bordo. Las motos más modernas empiezan a utilizar iluminación LED, una tecnología que ofrece mayor brillo y menor consumo que las bombillas convencionales y además tiene una mayor durabilidad.

  • Pinchazos. No es una avería como tal, sino un incidente inevitable que automáticamente anula la capacidad de seguir circulando con la moto. Mantener las presiones adecuadas no evitarán un pinchazo con un clavo, por ejemplo, pero sí pueden evitar otro tipo de pinchazos en las ruedas con cámara, como son los pellizcos, si circulas sobre baches, subes un bordillo, etc., con las presiones bajas.

El correcto funcionamiento de todos los componentes de la moto es esencial para mejorar la seguridad, por ello es tan importante la inspección técnica obligatoria (ITV), cuando, además, cuanto más antigua sea una moto, menos segura es.

Según la Dirección General de Tráfico, el 49 % de las motos que circulan por nuestras carreteras tienen una antigüedad de 16,4 años. Y el 53 % de los accidentes de motocicletas con fallecidos se registraron en motos con más de 10 años. En este sentido, preocupa el absentismo en la ITV que hay en nuestro país. Datos previos a la pandemia dicen que el 42,5 % de las motos circulaba con la inspección técnica caducada. El lado positivo es que el 97 % de las motocicletas supera la ITV.

Si te queda alguna duda sobre cualquier tema relacionado con el mantenimiento de tu moto, MAPFRE Cuidamos tuMOTO ofrece a sus Socios el servicio de motoConsultorio, en el que la compañía ayuda a resolver cualquier tipo de duda relacionada con el mundo de la moto. El equipo de profesionales de MAPFRE Cuidamos tuMOTO analiza y da respuesta en menos de 48 horas vía email o telefónica.

Desde MAPFRE, debido a la eventual situación del COVID-19, aconsejan seguir las instrucciones que se comuniquen en cada momento por parte de las Autoridades Sanitarias y organismos oficiales competentes.


moto
motociclismo
consejos del motorista
averías frecuentes

Te puede interesar...


Tienes a tu disposición un motoConsultorio donde podrás consultar tus dudas sobre actualidad, consejos de compra, seguridad vial, legislación, historia, asesoramiento técnico y mecánico o cualquier duda imaginable relacionada con el mundo de la moto por compleja que te parezca.

Un equipo de especialistas responderá a todas tus cuestiones en un plazo máximo de 48h.

Servicios destacados

Nuestros expertos recomiendan

Tipos de cascos

El casco, además de ser obligatorio es la mejor protección en caso de accidentes. Hay muchos tipos de cascos y no todos protegen igual, ni tienen las mismas prestaciones. Uno de nuestros expertos no explica cómo son y para que se utiliza cada tipo de casco.

Más videos

Tipos de cascos

El casco, además de ser obligatorio es la mejor protección en caso de accidentes. Hay muchos tipos de cascos y no todos protegen igual, ni tienen las mismas prestaciones. Uno de nuestros expertos no explica cómo son y para que se utiliza cada tipo de casco.

Más videos